La Asociación Amici della Cultura Italiana organizó una charla, con el título: Origen y desarrollo del tango.

La charla a cargo del profesor Agustín Romano, se realizó en la segunda semana de abril en el Auditorio del Círculo Médico de Vicente López, Florida. Vicente López.

 

“Muchos al hablar del origen del tango, hablan de la influencia afro-cubana, del tanguillo español, de la música campera argentina, etc., pero se olvidan del aporte de los músicos y poetas de origen italiano que estuvieron y están presentes en cada innovación del tango”, señaló el Profesor Romano. Y explicó que “se puede apreciar a simple vista que el tango, desde sus inicios,  está plagado de apellidos italianos. Lo mismo que nuestra pintura y, por supuesto, todas las actividades que podamos imaginar”.

En su charla, Romano destacó, también, las distintas tecnologías que permitieron que nuestro tango se difundiera: el organito, la pianola, la vitrola, la radio, el cine, la televisión y las computadoras, fueron y son los medios que hacen que el tango tenga una difusión mundial.

Por supuesto, lo primero que se mencionó fue que el nombre proviene de la época de Rosas, en referencia al lugar donde los negros se reunían para hacer sonar sus tamboriles; de allí proviene la palabra, que identifica al lugar, pero no a la música todavía. Esa música surgiría luego de la creación de los primeros prostíbulos, allá por 1870, que llegan a seis mil, unas décadas después.

La mujer y dos hombres en pugna, “Nacha Regules” de Manuel Gálvez, o “La intrusa” de Jorge Luis Borges, son ejemplos de la temática en la literatura. Y los tangos cuentan esas historias… de los hombres que esperan en los prostíbulos, de las mujeres compartidas, de la música que alivia la espera, hay que encontrar un ritmo que no ocupe tanto espacio como el vals; y el baile del tango con sus parejas abrazadas, es un buen inicio para una relación.

Por supuesto, las letras son directas, dicen lo que tiene que decir, y hoy las conocemos transformadas, como “Cara sucia” o “El choclo”… ya con letras adaptadas de aquellos tangos prostibularios.

Romano indicará luego que la difusión generalizada de esa música se produce luego de la aparición del organito (un invento inglés), que se transforma en un gran éxito en toda América, y cuenta que el tango era no de los ritmos más exitosos, que bailaban los hombres, ya que las chicas no salían. Todavía el tango no entra en las casas, pero los muchachos lo conocen en los prostíbulos, en aquellas épocas era casi obligatorio para los jóvenes que iban también al cabaret. Hasta que esa música hace furor en París y Edison inventa la “vitrola” a manija, luego aparece el disco y nace una industria…

También cuenta sobre otro invento, las primeras radios, el cine sonoro, el jazz que se difunde, pero el tango que compite y gana, en aquellos bailes de Jazz y Tango, con la orquesta de D’Arienzo y su ritmo, el “45” y los bailes de club, con la mamá que acompaña a la hija, y la “época de oro” con las grandes orquestas, el cine, la radio. Y el tango ya intervendría hasta en la política, siguiendo los avatares de los cambios sociales. Con sus grandes orquestas: Troilo, Pugliese, los cantores y letristas…

Hasta que a partir de 1955, aparece el Rock, de la mano de “Semilla de maldad”, con “Bill Haley sus cometas” y los bailes en las salas cinematográficas,. Así el tango pierde su base juvenil, surgen las bandas de rock argentinas (Edy Pequenino, Billy Cafaro) , cambian las costumbres, y se avecinan otras épocas y otras costumbres.

 

La charla continuará el viernes 10 de mayo a las 18 hs. En el Auditorio del Círculo Médico de Vicente López. (D. F. Sarmiento 1755, Florida). Pueden confirmar su presencia por WhatsApp al 15-5369-5397