Lombardía (en italiano: Lombardia; en lombardo: Lumbardéa) es una de las veinte regiones que conforman la República italiana. Su capital y ciudad más poblada es Milán. Está ubicada en Italia noroccidental, limitando al norte con Suiza, al este con Trentino-Alto Adigio y Véneto, al sur con Emilia-Romaña y al oeste con Piamonte. Con 10 023 876 habs. en 2017 es la región más poblada del país, con 23 861 km², la cuarta más extensa —por detrás de Sicilia, Piamonte y Cerdeña— y con 419 hab/km², la segunda más densamente poblada, por detrás de Campania. Asimismo es la cuarta entidad subnacional más poblada de la Unión Europea después de Renania del Norte-Westfalia, Baviera e Isla de Francia. Es la región italiana con la mayor renta per cápita.
Su territorio ocupa una superficie de 23.861 km², un área similar a la de la Comunidad Valenciana. Lombardía, geográficamente, puede dividirse en tres zonas: una zona montañosa al norte, una de colinas en el centro y una zona llana al sur, que se diferencia a su vez en Alta (altas llanuras) y Baja (bajas llanuras).

La más importante zona montañosa es una zona alpina que incluye los Alpes Lepontinos y los Alpes Réticos, (Pizzo Zupò, 3.996 m), los Prealpes Bergamascos, los macizos de Ortles y Adamello-Presanella; le siguen las faldas de la montaña alpina conocida como Prealpes, lo que incluye los picos principales del grupo Grigna (2.410 m), Resegone (1.875 m) y Presolana (2.521 m). Los grandes lagos lombardos, todos de origen glaciar, quedan en esta zona. Al sur de los Alpes quedan las colinas caracterizadas por una sucesión de bajas alturas de origen morrénico, formadas durante la última Edad de Hielo y pequeñas mesetas escasamente fértiles, con típicos brezales y bosques de coníferas. Un área montañosa menor queda al sur del Po, en la cadena de los Apeninos.

Las llanuras de Lombardía, formadas a partir de depósitos aluviales, pueden dividirse en —Alta— un terreno permeable superior en el norte, y una zona baja caracterizada —la Bassa— por la así llamada línea de fontanili (las aguas de manantial que surgen en terreno impermeable). Anómalos en comparación con las tres distinciones ya realizadas en la pequeña región del Oltrepò Pavese, formado por las colinas de los Apeninos más allá del río Po.